Aug 31

RuChi. Segunda Dosis de la Ruta Chichimeca

El miércoles 23 de agosto del 2017 amanecimos descansados y contentos, dormimos como bebés después de la jornada anterior y de la opípara cena. El día amaneció soleado y Tere nos preparó cóctel de frutas, huevo a la mexicana y café de olla para desayunar. Desayunamos y todos alistaron sus bicis, ahora cargando todo el equipaje en alforjas, pies no había vehículo de apoyo, pues no pudimos conseguir un voluntario para que manejara la troca con la que contamos. algunos compañeros se llevaron sus cosas ¡en mochila a las espaldas!

Después del desayuno nos fuimos ya preparados a el punto oficial de salida, La tumba de Zapata en la Plaza Revolución del Sur (Plaza del Señor del Pueblo). En donde frente a la estatua del revolucionario nos dio el baderazo de salida la sindico Paola Cruz, servidora municipal que ha promovido el uso de la bicicleta durante su gestión. Después del banderazo atravesamos la ciudad entre alegres gritos y sonoros silbatazos de los compañeros… (continuara)

Aug 17

El mundo

atardecer en CuautlaEl mundo

Nosotros no tenemos principio,
siempre hemos sido
pero no los recordamos.
Siempre seremos, pero no lo sabremos.

El mundo no termina
ni inicia en el horizonte.
El poema ya es poema
antes de la primera palabra que se dice
y no, no termina con su postrera expresión.

El amor no inicia
con la primera mirada,
ni termina nunca
con la última traición.

El principio y el fin
es algo que necesitamos
sólo para escribir novelas,
que necesitamos para mentir.

En el mundo los objetos
no terminan ni empiezan en sus contornos,
los objetos están integrados al universo.
Nosotros los destazamos para asirlos.
Pero sólo los desmembramos en nuestra mente,
ellos siguen para siempre unidos  e integrados al cosmos.
No hay final ni principio.

No hay principio ni fin
en este mundo.
El mundo siempre ha sido
y siempre será.

Jorge Alberto Ornelas Lizardi.

Aug 03

“Sin ti” cuento

Los panchos Cuautla, Morelos, jueves, 26 de julio de 2014

Taller de creación literaria

Cuento: “Sin ti

Escrito por, Jorge Alberto Ornelas Lizardi

Una fuerte punzada en la espalda baja le despertó del sopor, desde el sofá sobre el que estuvo toda la noche echado, Tim pudo ver el desorden y tiradero por todo su departamento: ropa sucia y arrugada, latas vacías de cerveza, ceniceros llenos, empaques de comida rápida vacíos. Por las bocinas del estéreo sonaba a todo volumen haciendo retumbar los cristales de las ventanas, la canción de “Los Panchos”, que programada para repetirse, seguía haciéndolo como lo hizo toda la noche, “sin ti no podré vivir jamás, y pensar que nunca más estaré junto a ti …” Tim pensó —Ah, que bella canción de amor. Recordó las últimas palabras de Mara, su ahora ex novia: —no tiene que ver contigo, soy yo. Quiero que nos demos un tiempo.

Tim se levantó del sofá, quiso ver la fecha en su smartphone, pero estaba descargado. Encendió la tele en el noticiero, vio que eran las dos de la tarde y que ya habían pasado tres días desde que Mara pidió “tiempo fuera”. Fue por otra cerveza al refri, encontró que sólo había un cartón de leche caducada y algunos frascos de aderezos semivacíos. Buscó en los anaqueles de la despensa pero ya no había que beber, además, tampoco encontró nada comestible. Se dio cuenta que ya se había comido hasta las galletas saladas, cuyos envoltorios vacios yacían en el piso de la cocina. Regresó a hundirse otra vez en el sofá, pero el hambre, la sed de la resaca y el dolor de espalda, lo obligaron a levantarse nuevamente. Si quería comer, tenía que salir. Fue al baño y se vio al espejo, despeinado, barbón, ojeroso y demacrado.

Del reguerete en el piso de la sala-comedor recogió una gorra y se la caló, —con esto la hago. —Pensó. Tomó su cartera, el celular que había puesto a cargar al despertarse y cubrió sus ojeras con unos grandes lentes oscuros.

Después de comer, y beber toda la jarra de dos litros de agua de limón que pidió en el restaurante de la esquina, se sintió mejor. Reviso su cel y vio el registro, ¡213 llamadas a Mara! El aparato indicaba que Mara solo había contestado las tres primeras. Marcó nuevamente, —“el numero que usted marcó está desconectado o se encuentra fuera del area de servicio” —se escuchó. La buscó en el WhatsApp, el Twitter y el Face. Se dio cuenta que ella lo había bloqueado en los tres sitios.

Entonces recordó a su amigo y consejero, Ramos. Había dejado de frecuentarlo desde hace más de un año. Fue cuando Ramos le sugirió que ya no le rogará a Mara, que ella actuaba de forma muy superficial y narcisista, bebía mucho y al parecer no le era fiel.

—Este pinche viejo egoísta me tiene envidia. —Se dijo Tim en esa ocasión. Desde entonces no lo visitaba ni le llamaba. Le marcó y le dijo que tenía un problemón. Ramos lo saludó efusivamente y lo citó en su casa a las 8 de la noche después de salir del trabajo.

Tim llegó a una pequeña casa de interés social 15 minutos antes de las 8, era una de las muchas buenas costumbres que había aprendido de Ramos, la puntualidad. Ramos, enfundado en bermudas y playera, le abrió la puerta y lo invitó a pasar al jardín trasero, donde sobre una sencilla mesa de madera había una jarra de agua y dos vasos. Le dio un abrazo y lo invito a sentarse.

—Ya valió madre todo. —Escupió Tim con voz entrecortada y a punto del llanto

—¿En serio?, —Preguntó Ramos.

—Sí, todo se fue al carajo.

—Pues qué bueno que me avisas, para tomar las medidas pertinentes. ¿Cuándo es el fin del mundo?

— ¿Quién habló del fin del mundo?

—Pues tú. Me acabas de decir que ya valió madre todo, que todo se fue al carajo.

—Pues se acabó para mí. Mara terminó conmigo. Se fue con otro, más joven, más rico y más guapo que yo.

— ¿Y cuál es el problema Tim?

—Pues que sin ella no puedo vivir. ¿No lo entiendes?

— ¿Y cuándo será el funeral?

— ¿Cuál funeral Ramos? ¡No me espantes!

—Pues el tuyo. Dices que no puedes vivir sin ella. Eso quiere decir que tú pronto morirás, pues la necesitas para vivir.

—Quiero decir que sin ella no podré ser feliz.

—¿Nunca fuiste feliz antes de conocer a Mara?

—Sí, sí, antes fui muy feliz.

—Eso demuestra, entonces, que no la necesitas para ser feliz. Ahí tienes la prueba de que es posible ser feliz solo.

—Pero yo no quiero vivir sin ella, no quiero vivir solo. Quiero vivir acompañado.

—El que tu lo quieras así, no significa que tenga que ser así. Tim, deja de romperme las pelotas, deja de chillar como infante. Anda y disfruta de la vida, asiste al cine, ve a comer, a caminar, a correr. Búscate una amiga, aunque esté fea. Tú puedes ser feliz con Mara o sin ella. No naciste con ella.

Platicaron de otras muchas cosas más, hasta que se acabó el agua de la jarra y dieron las 12 de la noche. Se despidieron con un abrazo.

Cuando llegó a su departamento, Tim lo ordenó un poco, se sentó frente a su computadora, busco a Mara en sus redes sociales, la dio de bajá de sus contactos y borro todas las fotos que tenia con ella. Revisó su cel y eliminó todo lo relacionado con Mara: mensajes, fotos, historial. Tomó una bolsa de basura y arrojó ahí todas las cartas, fotos, tarjetas, peluches y regalitos que ella le dio. Después se rasuró, se dio un baño, se puso su loción favorita y su pijama. Apagó las luces y se acostó en la cama de su recámara. Muy pronto se quedó dormido…

Sólo habían pasado diez minutos desde que se durmió. De pronto, despertó, se incorporó de un salto, rápidamente fue a la sala y prendió la luz, llegó hasta el estéreo, lo encendió y pulsó la tecla que expulsa el CD, el aparato, con un leve chirrido vómito el disco, Tim lo tomo en sus manos y pudo leer en el centro del CD: “Trío Los Panchos, Grandes Éxitos”. Antes de romperlo en pedacitos, alcanzó a leer el título de la canción que tanto le gustara, “Sin ti”. Tomó los trozos del disco, abrió la ventana y los arrojó a la calle desierta. Regresó a su cama, se acostó y se durmió.

 

Jorge Alberto Ornelas Lizardi

jorgeornelas@hotmail.com

www.jorgeornelas.com

Sep 08

Idioteces

 

“Quiero darme cuenta de mis idioteces—y uso la TREC para lamentar pero no avergonzarme por eso. Quiero hacer ver que todos los humanos son extraordinariamente falibles—un principio central de la TREC—incluido yo por supuesto”

Ellis, Albert, All out! An Autobiography, Prometheus Books, New York, 2010, p. 19.

image

Aug 13

Guía para la reflexión filosófica

Guía para la reflexión filosófica

 

No es necesario una forma fija, un lugar específico ni un orden determinado. Es bueno elegir un orden pero este orden no tiene regla fija, la reflexión siempre es solitaria

refleccion

La reflexión filosófica consta de tres partes:

I.          Autorreflexión

II.          Reflexión trascendente

III.          Reflexión sobre lo que hay que hacer en el presente. también llamada Representación de la tarea

 

Autorreflexión:

  • Qué he hecho hoy
  • Qué he pensado hoy
  • Qué he  sentido hoy
  • En qué fui insincero conmigo mismo hoy
  • Qué quise evitar hoy
  • En qué no fui franco con los demás hoy
  • En qué estoy de acuerdo conmigo mismo
  • Qué puede realzarme (en el sentido de mejorarme)
  • Qué control tuve de mi mismo y cómo lo mantuve a lo largo del día

(Juzgar solo las conductas no mi yo  como un todo)

  • Cuáles son los  principios por los que quiero dirigirme.
  • Qué palabras quiero decirme repetidamente en:
    La ira
    La desesperación
    El tedio
    En las ocasiones en las que me pierdo a mi mismo

(Por ejemplo: Tener moderación, esperar Dios existe.)

 

Reflexión trascendente:

  • Siguiendo el hilo de la ideación  filosófica me cercioró del verdadero ser, de la divinidad.
  • Leo las cifras de la trascendencia (Dios)  con la ayuda de: la poesía, el arte, la representación filosófica
  • Trato de cerciorarme de: lo intemporal, lo eterno, de tocar el origen de mi libertad y ahí mismo al ser mismo.

 

“Todos los días deberíamos oír un poco de música, leer una buena poesía, contemplar un cuadro hermoso y si es posible, decir algunas palabras sensatas.” Goethe

 

 

Reflexión sobre lo que hay que hacer en el presente o representación de la tarea:

  • No pensar en los fines y sus minucias pues se pierde el sentido de lo circunvalarte
  • Reflexionar con un sentido comunitario, lo que gano en la reflexión para mí solo, aún si fuese todo, es como si no lo ganase.
  • A todo lo anterior (Autoreflexión, Reflexión trascendente, Representación de la tarea) hay que agregarle la apertura irrestricta a la comunicación.
  • Buscar constantemente la comunicación
  • Renunciar a mi autoafirmación.
  • Vivir en la esperanza de beneficiarme incontablemente  en la entrega
  • Ponerme constantemente en duda a mí mismo.
  • No estar seguro.
  • No aferrarme a un presunto punto fijo en mí.

 

 

Practicando lo anterior, Kart Jaspers dice que lograremos:

 

  • El hacernos presentes la claridad de nuestro amor, el requerimiento oculto de la divinidad y la patencia  del ser. Con esto obtendremos:
  • Quietud en medio de la permanente inquietud,
  • Confianza en el principio fundamental en medio de los espantosos infortunios,
  • Resolución inconmovible en medio de pasiones fluctuantes,
  • Lealtad en medio de momentos de tentación.

 

La reflexión nos da el  temple que nos sustenta en el día en medio de las infinitas actividades y del aparato técnico.

 

Bibliografía: Jaspers, Karl, La filosofia: Desde El Punto De Vista De La Existencia, FCE, México, 1953, Capitulo XI.

Jul 31

Políticos y poetas

20130731-015159.jpgHace algún tiempo asistí, invitado por unos amigos, a una lectura de poemas. En tal lectura había políticos invitados, ellos al parecer  habían contribuido económicamente para las actividades de ese día. Mi amigo poeta me mostró algunos de los que el titula poemínimos, idea que me gustó. Así que yo escribí el siguiente inspirado por los sucesos de esa tarde:

Poemínimo

No es política, es demagogia.
No es poesía, es zalamería.
Desde su tumba, Neruda lanza
contra ellos, los versos más tristes esta noche.

jorge ornelas

Apr 22

La idea de vida en los narcocorridos: una mirada desde las ciencias sociales y las humanidades

-Ponente: Julieta Espinosa, La idea de vida en los narcocorridos: una mirada desde las ciencias sociales y las humanidades

narco3narcocorrido2narcocorrido

 

Dra. Julieta Espinoza “La idea de vida en los narcocorridos” by Jorge Ornelas on Mixcloud