Huérfano

Si la divinidad te confiara un huérfano, ¿Te despreocuparías de él de esa manera? Te ha entregado a ti mismo y te dice: «no encontré a nadie más digno de confianza que tú; guardármelo tal y como nació: respetuoso, digno de confianza, elevado, impertérrito, impasible, imperturbable». ¿Y tú no lo guardarás? Epicteto, Disertaciones, libro II, viii 23.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *