Apr 16

Falsos bautizados

Así también nosotros somos falsos bautizados, judíos de nombre, pero realidad otra cosa, sin sentir de acuerdo con nuestro discurso, lejos de servirnos de lo que predicamos, de lo cual nos envanecemos como si lo supiéramos. Así, sin ser capaz siquiera de cumplir la misión de hombres, asumimos la de filósofo, carga tan pesada como si alguien que no fuera capaz de levantar 10 libras pretendiera cargar la piedra de Ayante. Epicteto, Disertaciones, libro II ix 21, 22.

 

Nov 17

Filosofía para la vida

Filosofía para la vida

Una de las acusaciones, de las múltiples que se le han hecho a la filosofía, es su falta de aplicación práctica. Ésta falsa impresión se debe a dos factores interrelacionados: falta de difusión y/o desconocimiento de la filosofía.

Filósofos prácticos: Sócrates: “Sólo hay un bien, que es la sabiduría, y sólo un mal, que es la ignorancia”; Diógenes de Sinope: “Probablemente los asnos se rían de ti, pero no te importa. Así, a mi no me importa que los demás se rían de mi.”; Aristóteles: “Nos volvemos justos haciendo acciones justas, moderados actuando moderadamente, valientes haciendo actos valientes.”. “Es lo mismo tener los ojos sin abrirlos jamás -decía Descartes- que vivir sin Filosofía”

Epicteto, filósofo estoico es rica veta de filosofía práctica. Eje de su filosofía es la frase: “No son las cosas las que atormentan a los hombres, sino las opiniones que se tienen de ellas.”

Para examinar la verdad de nuestras opiniones es necesaria la filosofía, pues con frecuencia damos por ciertas ideas que no lo son. Epicteto nos recuerda verdades, que de tan evidentes, hemos olvidado, como, que solo nuestros actos dependen de nosotros, todo lo demás no. Por lo tanto cuando hacemos depender nuestro bienestar de lo exterior, acciones de otras personas, situaciones del mundo, nos hacemos dependientes, y posiblemente infelices.

Con relación a la muerte, nos invita a tener siempre presente que somos mortales y que también lo son las personas más queridas por nosotros. Esto podría parecer pesimista, pero la invitación de Epicteto es a disfrutar su presencia en vida y a estar preparados para que su muerte, o la nuestra, no nos tomen por sorpresa.

También nos invita a visualizar nuestros emprendimientos de manera integral y realista, “Si vas a bañarte, represéntate lo que ordinariamente pasa en las piscinas públicas, que allí se tira al agua, que allí empujan, que allí se dicen injurias, que allí se roba.”

El Manual de Epicteto termina diciendo: “La primera y más importante parte de la filosofía es la que trata de la práctica de los preceptos”.

Quien quiera filosofía práctica puede empezar leyendo a Epicteto.

Jorge Alberto Ornelas Lizardi

jorgeornelas@hotmail.com