Aug 03

“Sin ti” cuento

Los panchos Cuautla, Morelos, jueves, 26 de julio de 2014

Taller de creación literaria

Cuento: “Sin ti

Escrito por, Jorge Alberto Ornelas Lizardi

Una fuerte punzada en la espalda baja le despertó del sopor, desde el sofá sobre el que estuvo toda la noche echado, Tim pudo ver el desorden y tiradero por todo su departamento: ropa sucia y arrugada, latas vacías de cerveza, ceniceros llenos, empaques de comida rápida vacíos. Por las bocinas del estéreo sonaba a todo volumen haciendo retumbar los cristales de las ventanas, la canción de “Los Panchos”, que programada para repetirse, seguía haciéndolo como lo hizo toda la noche, “sin ti no podré vivir jamás, y pensar que nunca más estaré junto a ti …” Tim pensó —Ah, que bella canción de amor. Recordó las últimas palabras de Mara, su ahora ex novia: —no tiene que ver contigo, soy yo. Quiero que nos demos un tiempo.

Tim se levantó del sofá, quiso ver la fecha en su smartphone, pero estaba descargado. Encendió la tele en el noticiero, vio que eran las dos de la tarde y que ya habían pasado tres días desde que Mara pidió “tiempo fuera”. Fue por otra cerveza al refri, encontró que sólo había un cartón de leche caducada y algunos frascos de aderezos semivacíos. Buscó en los anaqueles de la despensa pero ya no había que beber, además, tampoco encontró nada comestible. Se dio cuenta que ya se había comido hasta las galletas saladas, cuyos envoltorios vacios yacían en el piso de la cocina. Regresó a hundirse otra vez en el sofá, pero el hambre, la sed de la resaca y el dolor de espalda, lo obligaron a levantarse nuevamente. Si quería comer, tenía que salir. Fue al baño y se vio al espejo, despeinado, barbón, ojeroso y demacrado.

Del reguerete en el piso de la sala-comedor recogió una gorra y se la caló, —con esto la hago. —Pensó. Tomó su cartera, el celular que había puesto a cargar al despertarse y cubrió sus ojeras con unos grandes lentes oscuros.

Después de comer, y beber toda la jarra de dos litros de agua de limón que pidió en el restaurante de la esquina, se sintió mejor. Reviso su cel y vio el registro, ¡213 llamadas a Mara! El aparato indicaba que Mara solo había contestado las tres primeras. Marcó nuevamente, —“el numero que usted marcó está desconectado o se encuentra fuera del area de servicio” —se escuchó. La buscó en el WhatsApp, el Twitter y el Face. Se dio cuenta que ella lo había bloqueado en los tres sitios.

Entonces recordó a su amigo y consejero, Ramos. Había dejado de frecuentarlo desde hace más de un año. Fue cuando Ramos le sugirió que ya no le rogará a Mara, que ella actuaba de forma muy superficial y narcisista, bebía mucho y al parecer no le era fiel.

—Este pinche viejo egoísta me tiene envidia. —Se dijo Tim en esa ocasión. Desde entonces no lo visitaba ni le llamaba. Le marcó y le dijo que tenía un problemón. Ramos lo saludó efusivamente y lo citó en su casa a las 8 de la noche después de salir del trabajo.

Tim llegó a una pequeña casa de interés social 15 minutos antes de las 8, era una de las muchas buenas costumbres que había aprendido de Ramos, la puntualidad. Ramos, enfundado en bermudas y playera, le abrió la puerta y lo invitó a pasar al jardín trasero, donde sobre una sencilla mesa de madera había una jarra de agua y dos vasos. Le dio un abrazo y lo invito a sentarse.

—Ya valió madre todo. —Escupió Tim con voz entrecortada y a punto del llanto

—¿En serio?, —Preguntó Ramos.

—Sí, todo se fue al carajo.

—Pues qué bueno que me avisas, para tomar las medidas pertinentes. ¿Cuándo es el fin del mundo?

— ¿Quién habló del fin del mundo?

—Pues tú. Me acabas de decir que ya valió madre todo, que todo se fue al carajo.

—Pues se acabó para mí. Mara terminó conmigo. Se fue con otro, más joven, más rico y más guapo que yo.

— ¿Y cuál es el problema Tim?

—Pues que sin ella no puedo vivir. ¿No lo entiendes?

— ¿Y cuándo será el funeral?

— ¿Cuál funeral Ramos? ¡No me espantes!

—Pues el tuyo. Dices que no puedes vivir sin ella. Eso quiere decir que tú pronto morirás, pues la necesitas para vivir.

—Quiero decir que sin ella no podré ser feliz.

—¿Nunca fuiste feliz antes de conocer a Mara?

—Sí, sí, antes fui muy feliz.

—Eso demuestra, entonces, que no la necesitas para ser feliz. Ahí tienes la prueba de que es posible ser feliz solo.

—Pero yo no quiero vivir sin ella, no quiero vivir solo. Quiero vivir acompañado.

—El que tu lo quieras así, no significa que tenga que ser así. Tim, deja de romperme las pelotas, deja de chillar como infante. Anda y disfruta de la vida, asiste al cine, ve a comer, a caminar, a correr. Búscate una amiga, aunque esté fea. Tú puedes ser feliz con Mara o sin ella. No naciste con ella.

Platicaron de otras muchas cosas más, hasta que se acabó el agua de la jarra y dieron las 12 de la noche. Se despidieron con un abrazo.

Cuando llegó a su departamento, Tim lo ordenó un poco, se sentó frente a su computadora, busco a Mara en sus redes sociales, la dio de bajá de sus contactos y borro todas las fotos que tenia con ella. Revisó su cel y eliminó todo lo relacionado con Mara: mensajes, fotos, historial. Tomó una bolsa de basura y arrojó ahí todas las cartas, fotos, tarjetas, peluches y regalitos que ella le dio. Después se rasuró, se dio un baño, se puso su loción favorita y su pijama. Apagó las luces y se acostó en la cama de su recámara. Muy pronto se quedó dormido…

Sólo habían pasado diez minutos desde que se durmió. De pronto, despertó, se incorporó de un salto, rápidamente fue a la sala y prendió la luz, llegó hasta el estéreo, lo encendió y pulsó la tecla que expulsa el CD, el aparato, con un leve chirrido vómito el disco, Tim lo tomo en sus manos y pudo leer en el centro del CD: “Trío Los Panchos, Grandes Éxitos”. Antes de romperlo en pedacitos, alcanzó a leer el título de la canción que tanto le gustara, “Sin ti”. Tomó los trozos del disco, abrió la ventana y los arrojó a la calle desierta. Regresó a su cama, se acostó y se durmió.

 

Jorge Alberto Ornelas Lizardi

jorgeornelas@hotmail.com

www.jorgeornelas.com

Aug 13

Guía para la reflexión filosófica

Guía para la reflexión filosófica

 

No es necesario una forma fija, un lugar específico ni un orden determinado. Es bueno elegir un orden pero este orden no tiene regla fija, la reflexión siempre es solitaria

refleccion

La reflexión filosófica consta de tres partes:

I.          Autorreflexión

II.          Reflexión trascendente

III.          Reflexión sobre lo que hay que hacer en el presente. también llamada Representación de la tarea

 

Autorreflexión:

  • Qué he hecho hoy
  • Qué he pensado hoy
  • Qué he  sentido hoy
  • En qué fui insincero conmigo mismo hoy
  • Qué quise evitar hoy
  • En qué no fui franco con los demás hoy
  • En qué estoy de acuerdo conmigo mismo
  • Qué puede realzarme (en el sentido de mejorarme)
  • Qué control tuve de mi mismo y cómo lo mantuve a lo largo del día

(Juzgar solo las conductas no mi yo  como un todo)

  • Cuáles son los  principios por los que quiero dirigirme.
  • Qué palabras quiero decirme repetidamente en:
    La ira
    La desesperación
    El tedio
    En las ocasiones en las que me pierdo a mi mismo

(Por ejemplo: Tener moderación, esperar Dios existe.)

 

Reflexión trascendente:

  • Siguiendo el hilo de la ideación  filosófica me cercioró del verdadero ser, de la divinidad.
  • Leo las cifras de la trascendencia (Dios)  con la ayuda de: la poesía, el arte, la representación filosófica
  • Trato de cerciorarme de: lo intemporal, lo eterno, de tocar el origen de mi libertad y ahí mismo al ser mismo.

 

“Todos los días deberíamos oír un poco de música, leer una buena poesía, contemplar un cuadro hermoso y si es posible, decir algunas palabras sensatas.” Goethe

 

 

Reflexión sobre lo que hay que hacer en el presente o representación de la tarea:

  • No pensar en los fines y sus minucias pues se pierde el sentido de lo circunvalarte
  • Reflexionar con un sentido comunitario, lo que gano en la reflexión para mí solo, aún si fuese todo, es como si no lo ganase.
  • A todo lo anterior (Autoreflexión, Reflexión trascendente, Representación de la tarea) hay que agregarle la apertura irrestricta a la comunicación.
  • Buscar constantemente la comunicación
  • Renunciar a mi autoafirmación.
  • Vivir en la esperanza de beneficiarme incontablemente  en la entrega
  • Ponerme constantemente en duda a mí mismo.
  • No estar seguro.
  • No aferrarme a un presunto punto fijo en mí.

 

 

Practicando lo anterior, Kart Jaspers dice que lograremos:

 

  • El hacernos presentes la claridad de nuestro amor, el requerimiento oculto de la divinidad y la patencia  del ser. Con esto obtendremos:
  • Quietud en medio de la permanente inquietud,
  • Confianza en el principio fundamental en medio de los espantosos infortunios,
  • Resolución inconmovible en medio de pasiones fluctuantes,
  • Lealtad en medio de momentos de tentación.

 

La reflexión nos da el  temple que nos sustenta en el día en medio de las infinitas actividades y del aparato técnico.

 

Bibliografía: Jaspers, Karl, La filosofia: Desde El Punto De Vista De La Existencia, FCE, México, 1953, Capitulo XI.

May 04

Disertación Sobre el Gorgias

Disertación Sobre el Gorgias

 

Introducción

 

¿Qué interés pude tener para nosotros el leer y reflexionar sobre un dialogo escrito hace más de 2,400 años?, ¿Nos podría interesar lo que se pensaba en esa época y lugar, acerca de: la retórica, la política, lo justo y lo injusto? De entrada, estos temas son los mismos que preocupan al hombre de hoy. En este artículo, habremos de analizar si actualmente el Gorgias nos es útil y cual podría ser, si lo hay, su interés para nosotros.

 

Dos son los temas centrales del Gorgias: La retórica y la moral. Inicia buscando definir el nombre de lo que se va a hablar y acordar un nombre para ello, La retórica es el nombre y el asunto; capacita a los hombres para hablar, puede enseñarse, se ocupa de los discursos y persuade, es artífice de la persuasión que da lugar a la creencia, pero no a la enseñanza sobre lo justo y lo injusto, dado que la creencia pude ser falsa o verdadera.

El orador no debe dar su opinión en asuntos técnicos, ya que en cada elección   se debe preferir al más hábil, el problema es: que ante los ignorantes, el que no sabe, si es buen orador, será más persuasivo que el que sabe, pues no necesita conocer los objetos en si mismos.

Por lo anterior Sócrates en el Gorgias dice que: La retórica es una parte de la adulación, una ocupación, una práctica, que produce agrado y placer, similar a la culinaria, un simulacro de la política. Pero se puede utilizar bien si es usada para acusarse de haber actuado injustamente y recibir el castigo.

Considera que para el cuerpo y el alma hay un estado saludable y que para su cuidado hay artes, y estas son, en cuanto al cuerpo: La medicina y la gimnástica, siendo la gimnástica superior, pues podemos esperar que aplicando la gimnástica, poco necesitaríamos de la medicina. Las artes para el alma son: La legislación y la justicia, siendo la justicia superior, con base en la reflexión anterior.  Estas artes a menudo son confundidas por su proximidad, La medicina con la culinaria, la gimnástica con la cosmética, la legislación con la sofistica y la justicia con la retórica.  Si alma y cuerpo están sanos, el alma juzga y ve la diferencia, no así el cuerpo. La salud de cuerpo y alma dependen de ser justo y moderado, pues alguien que no lo es no pude ser grato ni a otro hombre ni a ningún dios, porque es incapaz de convivencia, y el que no es capaz de convivencia tampoco lo es de amistad.

Respecto al poder, se establece que, el poder debe ser un bien para quien lo posee. Hacer lo que parece mejor no es hacer lo que se quiere si la elección no esta basada en la razón, dado que que cuando se hace una cosa en razón de algo, no se quiere lo que se hace, sino aquello por lo que se hace, se hacen las cosas intermedias buscando alcanzar las buenas. Por lo tanto quien hace lo que le parece, pero no hace lo que quiere (quiere el bien) se busca un mal.

La mayoría piensa que es peor padecer la injusticia que cometerla, pero la cantidad de opiniones en un sentido, no son prueba confiable. El mayor mal es cometer injusticia, ya que tener un gran poder no es hacer lo que a uno le parece, a menos que a esto le siga una utilidad, esto es el bien, entonces es un gran poder. Lo otro es un poder mínimo. Cometer injusticia no es doloroso, puede ser hasta placentero, pero si es mas dañino, pues enferma el alma,  por lo tanto el castigo justo, aunque no es agradable, le  hace un bien al que lo recibe, pues lo hace mas justo, aunque lo mejor será, no actuar injustamente en primer lugar.

Se discute también si el más fuerte debe de establecer las leyes, la conclusión es que sí, solo que el punto fino es determinar, quien es el más poderoso. Sócrates concluye que es la multitud si esta se compara con un tirano injusto.

Sócrates deja ver que es necesario moderar las pasiones y deseos para dominar a los demás; en contraposición Calicles afirma: que no hay que reprimir los deseos sino saciarlos y que el vivir agradablemente consiste en derramar todo o posible. Como el fin de todas las acciones es el bien, es preciso hacer todas las demás cosas por el bien. De esta manera podemos distinguir los placeres buenos y malos y esto se logra con la experiencia y conociendo las artes arriba mencionadas,   pues estas examinan la naturaleza de lo que tratan, conocen la causa de lo que hacen y pueden dar razón de todos sus actos.

Al llegar a este punto del Gorgias hay un punto muy importante de reflexionar, pues generalmente se cree, que Sócrates descalifica completamente a la retórica, lo que no es así pues afirma que: hay una clase de retórica que es hermosa, pues se esfuerza por decir lo más conveniente. Sin importar que resulte agradable o desagradable a los que la oyen, esta retórica, dirigida al alma, hace que nazca la justicia, produce moderación y arraiga la virtud. (Gorgias

Concluye sin ser ya refutado por Calicles, que la reprensión es mejor para el alma que el desenfreno.

Respecto a la política, Sócrates la considera como una ciencia útil para hacer mejores a los hombres y no para otorgarles beneficios materiales; por lo tanto cuando el pueblo se rebela y repudia a sus dirigentes, estos necesariamente no hicieron verdadera política. Ahí ya están retratados los populistas de hoy, otorgando dadivas al pueblo y este feliz, hasta que hay que pagar las consecuencias y viene la crisis y el repudio, y el populista en turno se siente injustamente tratado, pero dice Sócrates: si la ciudad los castiga injustamente quiere decir que no les enseñaron lo que debían enseñarles.

 

Sócrates dice que el habla no para agradar, sino para buscar el mayor bien y no el mayor placer, casi vaticina su condena en un juicio ante un jurado ignorante, afirma no temer a la muerte, pues esto es propio de irracionales y cobardes; ya que la muerte es la separación del cuerpo y el alma y cada una conserva el estado que tenían al momento de morir. Lo que sí teme es cometer injusticia, así que su mejor protección es no decir ni hacer nada injusto contra los dioses ni contra los hombres. Que es más difícil ser justo cuando se tiene poder. Considera que los que han cometido los más grandes delitos son incurables, sólo son útiles como ejemplo a los que los ven padecer para siempre. Concluye en que es necesario precaverse más de cometer injusticia que de sufrirla y que se debe de cuidar, sobre todo, no de parecer bueno sino de serlo, en privado y en público.

Si alguien se hace malo en alguna cosa, debe ser castigado, y éste es el segundo bien después de ser justo, el de volver a ser justo mediante el castigo. Que es necesario huir de toda adulación, la de uno mismo y la de los demás, y que se debe usar siempre la retórica y cualquier otra acción a favor de la justicia.

 

Y termina afirmando que: El mejor género de vida consiste en vivir y morir practicando la justicia y todas las demás virtudes.

 

Conclusiones

Definición de un asunto y acuerdo en el nombre[1] es la primera enseñanza del Gorgias para nosotros, asimismo nos enseña que la persuasión, si no persuade de cosas basadas en la razón es dañina, Dañaban en aquel entonces los que hacían retórica mala, hoy nuestros malos retóricos son: televisión, radio, prensa. Y se ven poco muy poco que hagan retórica bella: tal vez algunos libros y poco periódicos. Hoy, como entonces, sigue siendo vigente la gran necesidad de saber si nuestras creencias son falsas o verdaderas, de igual manera resulta necesario analizar y encontrar si hay verdad en los elocuentes y persuasivos mensajes de los medios de comunicación y cuidarse personalmente de no pertenecer a la multitud ignorante, recordar que sí es bueno y útil hablar bien y ser persuasivo siempre y cuando lo que se hable sea verdadero.

Nos recuerda también que el cuerpo y el alma necesitan cuidado para su bienestar y estos cuidados no son siempre los agradables y fáciles, los mejores son los que requieren un esfuerzo personal: gimnasia y justicia. Nos da la los ingredientes claves para establecer amistades verdaderas con los hombres y los dioses (para quien los tengan): Justicia y moderación.

Enseña a analizar la razón ultima por lo se hacen las cosas, para no caer en el error frecuente, de obtener con nuestras acciones un beneficio a corto plazo a costa de un mal a mediano y largo plazo, que al final resultara más doloroso y malo.

En cuanto al poder, sí considera que el más fuerte es el más poderoso, el punto fino es que el pueblo al ser más numeroso, es más poderoso que cualquier individuo, por lo tanto no sólo por ley mandará, sino por naturaleza.

Da argumentos para la conveniencia de moderar las pasiones y deseos, encaminar las acciones teniendo como objetivo últimos el bien, no desdeña los placeres, sino que señala que habrá que distinguir los pacerse buenos de los malos en virtud de los resultados, y esto se logra con conocimiento y experiencia.

Considera que la reprensión y el castigo son buenos, pues hacen mejor al hombre, lo anterior lo avalan los conductistas modernos. Establece la necesidad u utilidad de la ciencia como guía para alcanzar lo bueno.

Respecto a la política, la define como un arte para hacer mejores a los hombres. Algo muy necesario en nuestros tiempos, donde lo que se hace, considerándolo como política, es una actividad que otorga una oportunidad de enriquecerse personalmente e impresionar al pueblo con obras materiales, y recuerda que el repudio de los gobernantes es responsabilidad de estos y no producto de un pueblo ingrato.

Nos enseña la conveniencia de hablar buscando el bien y no el agrado de la audiencia, de huir de la adulación y nos previene de la mayor dificultad de actuar con justicia cuando nos encontramos en posiciones de poder. Considera una necesidad ser bueno y no solo parecerlo.

El Gorgias sí es interesante para nuestra época, no sólo por su interés histórico y como retrato social de una época antigua, sino además porque trata de temas que son de gran interés y utilidad actualmente a nuestra sociedad, como lo son: El discurso público y social, lo justo y lo injusto, los peligros de una persuasión sin fundamentos morales auténticos, la vigencia de la ignorancia y el alejamiento de la ciencia y su sustitución con practicas más atractivas pero dañinas al final; la salud del cuerpo y del alma, la legislación, la convivencia , la amistad, el poder, el castigo, los placeres, la política, y cómo sería el mejor genero de vida.

Los argumentos de Sócrates son razonables, a esta razón tal vez habrá que agregarle nosotros, lo que en el mismo dialogo Él dice: la experiencia, y esta, solo podremos adquirirla viviendo su propuesta de vida. Entonces sabremos más.

Jorge Alberto Ornelas Lizardi



[1] Gorgias 448b

Apr 16

Falsos bautizados

Así también nosotros somos falsos bautizados, judíos de nombre, pero realidad otra cosa, sin sentir de acuerdo con nuestro discurso, lejos de servirnos de lo que predicamos, de lo cual nos envanecemos como si lo supiéramos. Así, sin ser capaz siquiera de cumplir la misión de hombres, asumimos la de filósofo, carga tan pesada como si alguien que no fuera capaz de levantar 10 libras pretendiera cargar la piedra de Ayante. Epicteto, Disertaciones, libro II ix 21, 22.

 

Mar 14

Reconocimiento social

Miércoles, 14 de marzo de 2012

Reconocimiento social

¿Por qué nos agrada el reconocimiento social?  Usted que está leyendo  estas líneas, si es sincero consigo mismo, aceptará que el reconocimiento social le resulta agradable.

Solo que, en nuestros tiempos, el reconocer que nos agrada tal reconocimiento, no es muy bien visto socialmente,  por lo tanto, decimos  a los demás, que a nosotros no nos gusta, o que, cuando menos, no nos gusta mucho. Y que por lo tanto no lo buscamos ni pretendemos hacerlo.

Entonces, ¿es bueno o malo buscar reconocimiento social? ¿Por qué nos gusta el reconocimiento social? ¿Por qué lo buscamos con tanto afán?

Podemos inferir, que en la evolución humana, los individuos que eran apreciados socialmente tenían  una serie de ventajas sobre los menos apreciados: recibirían más cuidados, apoyo,  protección, etc. Cosas, todas ellas que habría permitido a tales individuos sobrevivir.

Así la  especie desarrolló un gusto por el reconocimiento social, pues además de los beneficios inmediato de protección , placer y apoyo, producto de las muestras de aprecio de los demás, podemos  inferir, que estos individuos apreciados tuvieron mejores condiciones para seguir con vida y desarrollarse mejor, así que podemos concluir que  a través  de los miles de años que tiene la raza humana, estas ventajas forjaron una preferencia, que  se ha  convertido  en una característica  de la especie humana, de inclinación y gusto por el reconocimiento social, que se formó tanto por los beneficios y placeres que proporciona de manera inmediata, como por el benéfico que representa para  la sobrevivencia de la especie, no del más fuerte, sino del más apreciado en este caso.

Así que seria bueno que dejáramos de avergonzaros y  de negar en nosotros  este impulso humano, pues además de natural e inevitable, es útil y muy agradable. Se parece mucha a otro impulso, otrora muy negado… el sexual.

En la siguiente publicación, reflexionaremos sobre, ¿Cómo obtener el reconocimiento social de manera sana?

Jorge Alberto Ornelas Lizardi

jorgeornelas@hotmail.com

www.jorgeornelas.com

Feb 22

Sermones

“Parece que algunos de los enormemente complejos, difíciles de alcanzar o aun inaccesibles problemas pisco-lógicos, se resuelven, no con sermones sino por el mas simple y elemental entrenamiento fisiológico.”

 

 

Korzybsky, Alfred, Science and sanity, 3ª Ed., Institute of General Semantics, New York, 1948, 825 pp.p.317

 

Feb 06

Definir términos

burro. Borrico. Asno. Equus asinus“Si él alega, como algunas veces alegará, que ha definido todos sus términos y probado todas sus proposiciones, entonces, o  es un creador  de milagros lógicos o es un asno; y, como sabes, los milagros lógicos son imposibles.”

Keyser, Cassius J., citado por: Keyser, Cassius J., citado por: Korzybsky, Alfred, Ciencia y sanidad, p.19.

 

Dec 26

Ciencia y práctica

El que se apasiona por la práctica sin la ciencia es como el piloto que sube al barco sin timón o sin brújula […] La ciencia es el capitán, y la práctica los soldados. Leonardo DaVinci.

Citado por, Sánchez Vázquez, Adolfo, Filosofía de la praxis, Siglo veintiuno editores, México,  2003, p.51