Dec 15

Frustración

bvjbjbjk“En la vida se presenta un inconveniente tras otro, pero tú puedes superarlos, y sentir una profunda satisfacción  al hacerlo. Lograr algo valioso va a resultar en ocasiones  duro, tedioso y poco placentero. Pero tú puedes hacerlo. Solo los bebés demandan que cada minuto esté libre de incomodidad  o frustración; los grandes toleran la frustración y de manera realista la soportan como un aspecto inherente a la vida.”    Edelstein, Michael R.,  Three Minute Therapy, kindle,  L. 1436-42.

Nov 12

Credo

Declaración de vida

Yo veré la muerte con la misma cara con que oigo hablar de ella;  yo me someteré a los trabajos, por grandes que sean, sosteniendo el cuerpo con el ánimo; yo despreciaré igualmente las riquezas presentes y ausentes, y no estaré más triste si están en otro lugar, ni más animosos si brillan a mi alrededor; yo no seré sensible a la fortuna, ni cuando llegue ni cuando se aparte; yo miraré todas las tierras como mías, las mías como de todos; yo viviré como quién sabe que ha nacido para los demás, y daré gracias por ello a la naturaleza de las cosas: pues, ¿cómo podía arreglar mejor mis asuntos?, me ha dado a mí sólo para todos, a todos para mí sólo.

Cuando tenga, ni lo guardaré con avaricia ni lo derrochare pródigamente; nada creeré poseer mejor que lo que haya dado bien; no mediré los beneficios por su número ni por su peso, ni por otra estimación que la del que los reciba. Nunca será para mí mucho lo que reciba un hombre digno.

No haré nada por lo opinión, todo por la conciencia: creeré que hago a los ojos del pueblo aún aquello de que sólo yo sea testigo. Al comer y al beber, mi fin será satisfacer los deseos naturales, no llenar el vientre y vaciarlo. Afable para mis amigos, suave indulgente para mis enemigos, cederé antes de que me rueguen y me adelantare a las peticiones honestas.

Sabré que mi patria es el mundo y que los dioses lo presiden, y éstos están por encima de mí y en torno mío, como sensores de mis hechos y mis dichos. Y cuando la naturaleza reclame mi espíritu o mi razón lo despida, me iré con el testimonio de haber amado la conciencia recta y las buenas inclinaciones, sin haber mermado la libertad de nadie, y menos la mía.       Séneca